EL PRIMER PASO NO TE LLEVA ADONDE QUIERES IR…PERO TE SACA DE DONDE ESTAS


La mayoría de nosotras vivimos un momento en nuestras vidas en el que tenemos la opción de cambiar el rumbo de nuestro destino. Aquel momento en el que piensas en la opción de cambiar tu vida o por lo menos de cambiar algo en ella.


Pero ¿qué es lo que ocurre la mayoría de las veces?


Que al final no tomas una decisión firme y no haces nada para cambiar tu vida.


Ya lo dijo Albert Einstein:

No se puede esperar resultados distintos si siempre haces lo mismo.


Y es que el problema es que aunque escuches que puedes cambiar tu vida, no te atreves a hacerlo.


Muchas veces justificas la decisión de cambio al decir que: “no necesitas hacerlo”.


Y lo que es aún peor, muchas veces crees que no mereces nada mejor.


Por otro lado están también aquellos casos en los que a pesar de que quieres cambiar tu vida, el miedo paraliza tus acciones.


Y aunque el miedo al cambio es un sentimiento completamente normal, no debes dejar que te paralice.


Lo primero y más importante es definir:

Qué es exactamente lo que quieres cambiar de tu vida.



Mónika Álvarez

Coach Personal y Empresarial